El triunfo de la mente sobre el cuerpo (o como no se deben limpiar chipirones con la manicura recién hecha)

Aquellos que me conocen saben que esta imagen   la cual pertenece a mi mano derecha, es todo un triunfo. Yo llevaba, aproximadamente, 30 años mordiéndome las uñas, hasta tal punto que como ya no tenía uña para morder, utilizaba la otra mano para arrancar los pedacitos. Un desastre, vamos. Todo el mundo me decía 

Seguir leyendo…