El triunfo de la mente sobre el cuerpo (o como no se deben limpiar chipirones con la manicura recién hecha)

Aquellos que me conocen saben que esta imagen

20160220_121814

 

la cual pertenece a mi mano derecha, es todo un triunfo. Yo llevaba, aproximadamente, 30 años mordiéndome las uñas, hasta tal punto que como ya no tenía uña para morder, utilizaba la otra mano para arrancar los pedacitos. Un desastre, vamos.

Todo el mundo me decía lo terrible que era y que tenía que dejarlo, vamos, como cuando fumas y todas las personas que te rodean son no-fumadores. Pero como pasa con el tabaco, cuando tienes un vicio es difícil dejarlo, sobre todo si no te mentalizas. Con el tabaco me pasó igual, un día me di cuenta de que había caído muy bajo para fumarme un cigarro (estaba ya acostada y tenía tantas ganas de fumar que me vestí y me bajé a tirar la basura) y me dije: «hasta aquí hemos llegado», fui al médico y con un poco de ayuda de la ciencia, llevo ya 6 años sin fumar.

Y un día mi novio me echó una charla sobre lo horribles que eran mis manos, y vaya, caló. Y traté de dejar de mordérmelas. Y justo entonces abrieron un Nails Factory al lado de mi casa y probé su tratamiento Geils de manicura permanente y oye, seguía teniendo unas manos horribles, pero después de limpiarme las manos y de hacerme la manicura francesa, no quedaban muy mal y eran difíciles de morder. Estaban duras. Así que pensé que era la mejor forma de ayudarme con mi problemilla. Y dos años después casi he controlado mis tendencias homicidas.

Lo cual me lleva a comentar que es muy mala idea limpiar chipirones con la manicura recién hecha. Ayer volví al Nails sin acordarme de que teníamos chipirones para cenar. Que el otro día se me antojaron y es una alternativa muy sabrosa al pescado. Pero claro, cuando te los ponen en el restaurante tú los ves tan monos, tan limpitos y tan ricos, que crees que nacen así, pero no. Lo cual me lleva a decir a todos los bares y restaurantes que tienen chipirones en su menú: GRACIAS.

Pues nada, nos ponemos a limpiar los chipirones, mi chico más que yo todo hay que decirlo, y al terminar mi fabulosa manicura francesa estaba teñida de negro, vaya por Dios. Eso sí, los chipis buenísimos, con un poco de cus-cus con verduras para acompañar.

20160219_223912

Y son muy sencillos de hacer (una vez los has limpiado que eso es lo más trabajoso), pones la sartén o la plancha a calentar con un poco de aceite y los vas haciendo hasta que lleguen al punto que te guste (a mí churruscaditos). Y luego con un majado de aceite, perejil y ajo picadito, ñam ñam.

La receta completa aquí.

Creo que la próxima vez los compraré limpios, o si no voy mejor al bar y que me los pongan allí, que así también hago gasto.

Deja un comentario