Cómo dejar el horno limpio de verdad

Está claro que una de las grandes desventajas de cocinar es cómo se te quedan los utensilios cuando has terminado. Y el que peor suele quedar, sin lugar a dudas, es el horno.

La semana pasada el mío, después de varios usos y de haber intentado (sí, intentado es la palabra) limpiarlo con un producto (supuestamente) específico para hornos, tenía este aspecto:

buf, que miedito de horno

buf, que miedito de horno

Estaba bastante guarrete, tanto que daba grima hasta mirarlo. Buceando por internet en busca de un milagro, encontré una fórmula bastante más barata que mi producto para hornos y que prometía ser efectiva. Se trataba de mezclar agua con bicarbonato y vinagre. Y me dije: por qué no intentarlo, tengo bicarbonato y tengo vinagre, allá vamos.

Los pasos a seguir fueron los siguientes:

  1. Primero mezclé en un cuenco una taza de bicarbonato con varias cucharadas de agua, lo justo para que quede una pasta que se pueda repartir bien por el horno.

    pasta no comestible

    pasta no comestible

  2. Después con un pincel fui repartiendo la mezca por la bandeja del horno y por toda la superficie del horno. Lo bueno del pincel es que puedes llegar a casi todos los rincones.
    repartir bien la pasta

    repartir bien la pasta

     

  3. Dejar marinar la mezcla toda la noche y al día siguiente echar en un bote con vaporizador vinagre y rociar todo el horno. La mezcla de bicarbonato con vinagre hace espuma que quita los restos que hayan podido quedar. Limpiar con un trapo húmedo o una esponja.

Y sí, hay que reconocer que queda genial. Y sin frotar ni nada.

resultado

resultado

 

Sin lugar a dudas, lo recomiendo.

One Comments

  • arantza junio 17, 2016 Reply

    Hola Helena!! Me encanta esta receta eco friendly de limpieza de horno!!! Gracias gracias! la probaré y te contaré. 🙂

Deja un comentario